Los 14 Beneficios de la Relajación

Para entender los beneficios que aporta la relajación es necesario conocer cómo afecta a nuestro organismo. En primer lugar, todos los actos involuntarios de nuestro cuerpo están regulados por el sistema nervioso autónomo, que se encarga entre otras cosas del funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.  El sistema nervioso autónomo se divide en dos. El sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático; y para que el cuerpo funcione correctamente han de estar en equilibrio. 

El primero es el encargado de preparar a nuestro cuerpo para enfrentar todas aquellas situaciones que consideramos una agresión, no solo a nivel físico, sino también mental. Esto lo hace estimulando la actividad de los órganos encargados de las funciones más importantes, es decir, las que nuestro cuerpo considera imprescindibles para defendernos del estímulo agresor. En resumen, es el responsable del estrés y la ansiedad.  El ritmo cardíaco rápido, la respiración rápida y superficial o un aumento de la contracción del tono muscular son alguno de sus efectos.

Por otro lado tenemos el sistema nervioso parasimpático. Éste es el encargado de reparar el cuerpo y de ponerlo en las condiciones óptimas para su funcionamiento, recargando la energía y reponiendo los tejidos y sustancias dañados. Por lo tanto, cuando intentamos relajarnos, lo que realmente hacemos es activar la acción que ejerce el sistema nervioso parasimpático. 

De este modo, cuando nos relajamos, obtendremos los siguientes beneficios:

1. Sobre el Corazón: La frecuencia con la que se suceden los latidos disminuye, al igual que la fuerza que emplea en cada contracción, lo que contribuye entre otras cosas a disminuir la presión arterial.

2. Sobre los Vasos Sanguíneos: La acción del sistema nervioso parasimpático sobre las fibras musculares que existen en los vasos sanguíneos hace que éstos se dilaten, aumentando la cantidad de sangre, y por lo tanto de oxígeno y nutrientes, que llegan a los tejidos.

3. Sobre el Aparato Respiratorio: El ritmo respiratorio se vuelve más lento y las inspiraciones son más profundas, lo que contribuye a aumentar la cantidad de oxígeno que llega a los distintos órganos.

4. Sobre el Aparato Digestivo: Favorece la digestión, lo que ayudará a absorber más cantidad de nutrientes y hará que las comidas no resulten tan pesadas ni difíciles de digerir.

5. Sobre el Sistema Nervioso: La relajación produce un mayor descanso, por lo que prácticamente todas las funciones cerebrales se verán beneficiadas de ello.

Además, algunas hormonas estimulantes como la adrenalina se producirán en una cantidad mucho mayor, ayudándonos a superar las situaciones de estrés y ansiedad.

6. Sobre los Músculos: Todos los músculos, aun cuando no los estamos moviendo, mantienen una cierta contracción de sus fibras para ayudarnos, entre otras cosas, a mantener la postura corporal, llamada tono muscular. Cuando nos relajamos, la intensidad de esta contracción disminuye, facilitando el descanso y reparación de las fibras musculares.

7. Sobre el Sistema Inmunitario: Ayuda a regenerar las defensas del organismo, sobre todo de los glóbulos blancos, lo que nos fortalece y hace más difícil que enfermemos.Además de lo anterior, se produce un menor de consumo de oxígeno por parte de los distintos órganos, e incluso un estado de relajación puede mejorar las relaciones sexuales, ya que el sistema nervioso parasimpático es el encargado de que éstas puedan llevarse a cabo.

Como se puede ver, la relajación ofrece múltiples beneficios y además puede ayudar a mejorar la situación de algunas enfermedades como pueden ser:

8. Hipertensión Arterial: Al disminuir la fuerza con la que el corazón bombea la sangre, al mismo tiempo que se produce la dilatación de los vasos sanguíneos, la presión arterial disminuye, por lo que la relajación puede ayudarnos a prevenir los riesgos asociados a esta enfermedad.

9. Problemas Cardiovasculares: La relajación ayuda a que el corazón trabaje de una manera mucho más moderada, favoreciendo su recuperación y previniendo su desgaste. Además, como ya hemos visto, la tensión arterial disminuye, por lo que también habrá menos posibilidades d que ocurran lesiones en los vasos sanguíneos o en algunos órganos, como los ojos o los riñones.

10. Dolor de Cabeza: Dos de las principales causas del dolor de cabeza son el estrés y la presión arterial elevada. Como ya hemos visto, con la relajación conseguiremos manejar de una manera más adecuada estos dos factores, consiguiendo reducir la aparición de los molestos dolores de cabeza.

11. Depresión: En esta enfermedad generalmente suele aparecer un sentimiento de tristeza, de baja autoestima y una sensación de ser incapaz de realizar las tareas que nos proponemos.

Con la ayuda de la relajación conseguiremos afrontar los problemas desde un punto de vista más efectivo, aprendiendo a defendernos mejor de las situaciones que nos afectan y ganando en autoconfianza, por lo que puede ayudar al paciente con depresión a mejorar su enfermedad.

12. Control del Estrés y la Ira: Estas dos sensaciones son completamente naturales y aparecen como la respuesta que emite el cuerpo ante una determinada situación, es decir, es una de las formas en las que el cuerpo afronta los problemas. Los problemas surgen cuando se mantienen demasiado en el tiempo o no se encuentra otra manera de responder ante las situaciones que los desencadenan.

La relajación puede ayudar a las personas que sufren de problemas en el control de ira o de estrés porque les enseña nuevos métodos de afrontar los problemas, mejorando la calidad de vida notablemente.

13. Insomnio: El insomnio se define como la sensación que tiene uno mismo de haber dormido poco o mal. Puede ser que cueste mucho quedarse dormido o que nos despertemos demasiado pronto y sin haber descansado. En ambos casos, el estrés y la depresión son dos de las causas principales de estos cuadros de insomnio, por lo que aprender a relajarnos puede contribuir en gran manera a conseguir un descanso apropiado.

14. Dolor: No se responde siempre igual ante el dolor. Cuando una persona se hace una herida en casa, sabe que tiene a su disposición el botiquín o en caso de que sea algo más grave un servicio médico cercano. Por el contrario, si nos hiciéramos la misma herida en el bosque, esta nos preocuparía más al estar más alejados de la atención médica y daríamos más importancia al dolor.

Esto se explica sabiendo que el dolor no afecta solo en un plano físico, sino que tiene mucha influencia sobre las emociones, pudiendo causar situaciones de estrés y ansiedad, lo que empeora el cuadro.Con las técnicas adecuadas de relajación, se disminuyen estos factores emocionales, lo que ayuda a sobrellevar mucho mejor la sensación dolorosa.

comments powered by Disqus