Los Mejores Ejercicios de Relajación

A continuación, detallamos algunos ejercicios que se pueden emplear para relajarnos. No requieren de mucho tiempo y son ideales para realizar en casa tras un duro día de trabajo, ayudándonos a aprovechar el tiempo de descanso que tenemos.


1. Ejercicio de Respiración Diafragmática:
respiracion-diafragmatica

Consiste en aprender a respirar correctamente, aprovechando la capacidad pulmonar al máximo. Para ello:

- Nos sentaremos en una posición cómoda con la espalda bien recta.

- Colocaremos una mano sobre el pecho y otra sobre el abdomen.

- Inspiraremos con la nariz hasta que notemos como se desplaza la mano colocada en el abdomen, tratando de mover lo mínimo posible la que está situada sobre el pecho.

- Una vez cogido todo el aire posible, comenzaremos a expulsarlo lentamente por la boca, notando una vez más como la mano que se mueve es la del abdomen.

- Al principio puede ser un poco complicado, pero con la práctica adecuada se conseguirá fácilmente, constituyendo un poderoso método de relajación.


2. Ejercicio de Visualización:

Ejercicio de visualizacion

Intentaremos conseguir relajarnos mediante un proceso en el cual imaginaremos que estamos en un lugar agradable y seguro. Cuantos más detalles creemos en nuestra mente, mejores resultados obtendremos. Un ejemplo:

- Nos sentaremos en un lugar cómodo, en el que apenas haya estímulos que nos distraigan, con la espalda bien recta y los ojos cerrados.

- Comenzaremos imaginando una playa en verano al atardecer en la que estamos solos.

- Poco a poco iremos añadiendo detalles, como la sensación de la brisa marina sobre la piel, el sonido de las olas y el olor del mar, etc. Recordemos que cuantos más detalles mejor.

-A medida que creemos una imagen más vivida, conseguiremos distanciarnos de los problemas y alcanzaremos una mayor sensación de bienestar.


3. Ejercicio de Relajación Muscular Progresiva:

relajación muscular progresiva

Como ya hemos mencionado, este método trata de conseguir aliviar las tensiones a través de la relajación de los músculos. Para ello:

- Hay que conseguir encontrarse lo más cómodo posible, para lo cual nos cambiaremos de ropa si es necesario y nos sentaremos o acostaremos sobre la cama.

- Con los ojos cerrados se realizarán unas respiraciones profundas (como las explicadas en el ejercicio primero) para comenzar a alejar las tensiones del cuerpo.

- Cuando nos encontremos en un estado más relajado, comenzaremos a contraer los músculos de los pies durante diez segundos.

- Pasado este corte periodo de tiempo, relajaremos los músculos que hemos contraído y descansaremos durante otros diez o quince segundos, tras los cuales comenzaremos de nuevo el proceso contrayendo los músculos situados inmediatamente por encima de los pies, es decir, los de la parte inferior de la pierna.

- Continuaremos así con todos los grupos musculares del cuerpo, subiendo poco a poco hasta llegar a la cabeza y nunca contrayendo más de un grupo de músculos a la vez.


4. Ejercicio de Relajación:

ejercicios de relajacion

De manera similar al ejercicio anterior, ahora nos centraremos en las sensaciones sin necesidad de realizar movimientos de contracción muscular:

- Nos podremos lo más cómodos posible y nos acostaremos o sentaremos con la espalda bien recta en un ambiente tranquilo y con una iluminación poco intensa, casi a oscuras.

- Tras unas cuantas respiraciones profundas para calmar la mente, centraremos nuestra atención sobre los pies.

- Cuando hayamos fijado nuestra atención, imaginaremos como se van volviendo más pesados y una vez hecho esto, como se relajan de nuevo.

- Poco a poco iremos subiendo de manera progresiva por todas las partes del cuerpo hasta llegar a la cabeza, repitiendo siempre el mismo proceso de imaginar cómo se vuelven muy pesados para posteriormente relajarse.

comments powered by Disqus